Alcalde de Rancagua se retracta de sacar a las ferias libres de la comuna para este 1° de mayo

Fueron miles los reclamos de la gente en las redes sociales, tras el comunicado que les hizo llegar hace unos días atrás el Alcalde de Rancagua, Eduardo Soto Romero, a los feriantes respecto de que las ferias libres y persas no podrían funcionar este 1° mayo por disposición horaria y legal.

Mediante un informativo se les indicó a los 1.000 comerciantes de la comuna que se requerían las vías desocupadas y libres de cualquier actividad comercial para el domingo 1° de mayo. Las reacciones no tardaron en desatarse, vía Facebook y otras redes sociales, en que tanto comerciantes como clientes exigían que se retractara el municipio de la medida, puesto que dejaría a la comunidad sin posibilidad de comprar sus productos, durante el fin de semana y con un feriado entremedio.

Informativo que les entregó el municipio.

Informativo que les entregó el municipio.

El Presidente de Asof en la región de O´Higgins, Robinson Pinto, agrega que esta situación es producto de la poca estabilidad que tienen los feriantes en sus espacios de trabajo, ya que hoy dependen del permiso precario que les entrega la municipalidad, quedando al arbitrio de la autoridad de turno. “Es lo que abogamos por la ley de ferias libres, tener propiedad y derechos sobre nuestros espacios, no puede ser que cualquiera nos quiera sacar de un día para otro. Acá no se le da el valor a la comunidad de lo que la feria realiza, al entregarle un servicio de alimentos frescos, sanos y otros enseres del hogar”.

Por redes sociales la gente manifestó su enojo por la medida.

Por redes sociales la gente manifestó su enojo por la medida.

Asof a nivel nacional por su parte, junto a la modernización de las ferias actuales (cerca de 1.000 a nivel nacional), ha propuesto al Ministerio de la Vivienda  un plan de creación de nuevas ferias, distintas, integradas al desarrollo urbano, que ocupen espacios de multiuso para la comunidad, parques  y bandejones, para así evitar las molestias a los vecinos. Todo ello porque las ferias deben estar integradas a las políticas públicas, entendiendo el aporte a la alimentación saludable que ellas realizan en un país con altísimos índices de obesidad y sobrepeso, y porque es desde este canal donde se distribuye el 70% de frutas y verduras. Algo que los supermercados, pese al crecimiento económico que han tenido en los últimos años, no han podido revertir.

En la comuna de Rancagua existen 24 ferias libres y un persa, con cerca de 1.000 comerciantes.

Imprimir

Comentar articulo