DECLARACIÓN DE ASOF SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE FERIAS LIBRES

jornada 28

Cerrillos, 28 de enero de 2019.- Nuestra Confederación Nacional de Organizaciones de Ferias Libres (ASOF), en su Jornada Anual 2019, declara lo siguiente respecto a las decisiones tomadas por la Directiva Nacional y representantes de ferias libres de la R.M y del país.

Sobre el Proyecto de Ley de Ferias Libres (la Ley), que actualmente se encuentra en situación de reactivación en el Parlamento, con apoyo de parlamentarios de todos los sectores, y siendo las ferias libres un segmento tan sensible para el país, como principal sitio de distribución de alimentos sanos y frescos (70%) y otros enseres del hogar y siendo movilizadores de empleo nacional, entregando 113.112 empleos directos, así como una actividad de carácter patrimonial con más de 200 años de existencia, declaramos lo siguiente:

En primer lugar, consideramos fundamental que la Ley reconozca y consolide la existencia de las ferias libres en nuestro país, porque permite a este sector de la pequeña economía, conservar su identidad cultural y arraigo con nuestras costumbres y tradiciones, potenciando el aporte que hace al país en materia de abastecimiento de alimentos frescos y saludables, en un comercio de cercanía e integrador con la comunidad.

Además, la Ley brinda estabilidad comercial y laboral a las ferias libres y a cada uno de los feriantes, a través de la implementación del sistema de concesión individual del puesto en el que actualmente trabajan, sin incurrir en mayor costo del que actualmente se paga por concepto de patente municipal.

Es relevante aclarar que la Ley establece que la concesión individual solo se otorga al titular de una patente de feria, el cual no puede tener más de una asignada a su nombre. Por lo tanto, no es posible que se otorgue una concesión a una persona jurídica o que un feriante tenga más de una concesión a su nombre. Además, permite que los puestos (concesión individual) puedan ser arrendados, transferidos y heredados solo a personas naturales, cumpliendo algunos requisitos.

Una Ley para las Ferias Libres aporta a una Política Pública para el sector, estableciendo un marco regulatorio que permite asegurar recursos para la capacitación y proyectos de desarrollo para las ferias y los feriantes. Garantiza que este sector siga aportando, cada vez de mejor forma, a una adecuada alimentación de todos los chilenos, considerando los otros dos actores claves del canal de abastecimiento de estos alimentos, como son la pequeña agricultura y la pesca artesanal.

Así mismo, considera que exista mayor planificación respecto de la instalación de nuevas ferias en las ciudades; de igual forma, en situaciones de fuerza mayor, establece criterios y condiciones para que una feria en funcionamiento pueda ser cambiada de lugar, asegurando que puedan llegar a todos los rincones a lo largo y ancho del país. Estos y otros aspectos referidos al desarrollo de las ferias, desde la óptica de la política pública, serán supervisados por un Concejo público-privado, que vele por las garantías obtenidas para las ferias libres a través de la Ley.

Estamos ciertos que esta Ley propone una nueva relación de alianza entre las Ferias Libres y la Autoridad Municipal, ya que establece un contrato de administración entre las Ferias Libres y la Municipalidad respectiva,  en la cual se fijan derechos y responsabilidades colectivas para las ferias y cada uno de los feriantes. Ello significa que la Municipalidad no podrá tomar decisiones unilaterales respecto del funcionamiento, traslados, aumento de puestos y otras materias propias de la actividad, si no que se establecen mecanismos de acuerdos, estudio y planificación que debe gestionar con las ferias. De igual forma, las ferias están obligadas a respetar las ordenanzas, contratos y reglamentos que se fijen con el Municipio, de lo contrario se exponen a sanciones, las que podrían concluir en la terminación del contrato de administración entre ambas entidades.

Además, permite que la administración y el control de la feria pase a los propios feriantes, bajo una sola dirección. Establece formas de funcionamiento que delegan en la feria y sus representantes la propia administración y control sobre su funcionamiento. La autogestión de la feria también implica asumir responsabilidades para lograr su desarrollo. Ello implica mayor autonomía y poder de decisión, para lo cual las ferias, sus organizaciones y líderes deben estar lo suficientemente preparados. La ley señala que las ferias deben tener una sola organización, que las represente ante las autoridades y que esté a cargo del cumplimiento de las normas y procedimientos que rigen el funcionamiento de la feria. Se basa en las organizaciones actuales, las cuales serán parte de una organización mayor y única de la feria.

También consensuamos en que la Ley mejora el abastecimiento de la población a alimentos saludables y productos de primera necesidad, entregando el sustento para que la comunidad tenga mayor seguridad de acceso a alimentos sanos y frescos, así como otros enseres y artículos de primera necesidad del hogar, que proveen las ferias libres. En este sentido, también permite mejorar la salud de la población y genera un encuentro social en el barrio.

Otra conclusión que nuestros dirigentes aprueban es que la ley aporta a ampliar la cobertura de nuevas ferias, llegando a lugares en los cuales les es difícil a la población de acceder a alimentos saludables a precios justos. Por lo tanto, la feria podría tener mayor posibilidad de acceder a nuevos espacios en el crecimiento de las ciudades.

La nueva relación que establece la Ley entre las ferias con la autoridad y la comunidad, así como un nuevo ordenamiento al interior y en el entorno inmediato de la feria, contribuyen directamente al control del comercio informal en su interior, como a la diferenciación y separación del comercio clandestino que se ubica en su entorno.

Estamos seguros que la mayor unidad de los feriantes, que propone la Ley, favorece tomar medidas concretas como utilizar los espacios vacíos de la feria, así como del entorno inmediato. También fomenta la seguridad, realización de actividades de promoción, encuentro con la comunidad, fomento de la alimentación sana, limitando e impidiendo el ejercicio del comercio informal.

Resaltamos que la Ley asegura el derecho a la capacitación de los feriantes, quienes tendrían la opción de participar de al menos un curso al año.

Además, creemos que la Ley permitiría que el actual Fondo de Desarrollo de ferias de Sercotec continúe de manera permanente al estar integrado en el presupuesto de la nación.

Sabemos que este 2019 será un año de intensas reuniones de trabajo parlamentario, con lo cual instamos a nuestras bases a informarse de este proyecto de ley en nuestro sitio web www.asof.cl o consultando directo a sus dirigentes.

Desarrollaremos, con los recursos disponibles y con la colaboración de todos nuestros dirigentes, un plan para que se conozca la Ley a nivel nacional, de tal manera que el mensaje llegue de manera clara y sea integrado en reuniones y asambleas.

DIRECTIVA NACIONAL ASOF Y PARTICIPANTES JORNADA ANUAL 2019.

pdfEncuentro ASOF_Sistematizacion Trabajo Grupos

 

MATERIAL DE DIFUSIÓN DE LA JORNADA

 

Una Buena Noticia: La Reactivación de una Ley para las Ferias Libres

                                              

 

FOTOS DE LA JORNADA: https://www.flickr.com/photos/feriaslibresdechile/albums/72157689201419643

STREAMING DE LA JORNADA: https://www.facebook.com/feriaslibresdechile/videos/787310238296271/

PARA DOCUMENTARSE SOBRE LA LEY: http://asof.cl/acciones-ley-ferias-libres-y-su-reactivacion-2018-2019/

Imprimir

Comentar articulo