Inédito programa en educación alimentaria dirigida a niños integró rol de la feria libre en aprendizaje y cambios alimenticios

SEMINARIO FAO BROTES (2)

Luz Marina Trujillo, Directora de la Fundación Brotes.

Santiago, 12 de agosto de 2019.- En el Seminario  “Educación Alimentaria y Nutricional: más allá de la cocina”, realizado el pasado 12 de agosto, en la sede en Chile de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO),  la Fundación Brotes y FAO en Chile dieron a conocer el programa de educación alimentaria “Sabor de mi Barrio”, focalizado a niños y niñas de primera infancia, preferentemente, pero también en otros segmentos de edad, en la comuna de Ñuñoa. Un aire fresco para múltiples y diversas intervenciones que previamente han abordado este tema, sin éxito en cambios de hábitos alimenticios, cuando en el país tenemos un 51,7% de los niños y niñas en Chile, de prekinder, kínder, 1° básico y 1° medio, con sobrepeso en Chile, según cifras Junaeb del Mapa Nutricional año 2018.

SEMINARIO FAO BROTES (6)

Asistentes al Seminario “Educación Alimentaria y Nutricional: más allá de la cocina”.

“Sabor de Mi Barrio” es un programa que educa sobre hábitos y valores alimenticios en los niños y sus familias,  desafiando una alimentación inadecuada, alta en grasas saturadas y alimentos ultraprocesados, e integrando la cocina en familia. También rescata la identidad y los espacios comunitarios de los barrios como plazas y ferias libres, y volver a las preparaciones tradicionales, que combinan brotes, semillas y otros alimentos, de gran poder nutritivo y que se han ido perdiendo en la cocina chilena. Por ejemplo, la quínoa, hojas de betarraga, de acelga.

Para ello, han dado impulso a una serie de actividades pedagógicas y lúdicas con los niños, niñas y familias, realizando talleres interactivos de cocina, con presencia de chefs especializados en pedagogía a temprana edad, inclusive desarrollando intervenciones artísticas, a través del cuentacuentos “Ajo, sal y pimiento… y lo demás es cuento”, donde se motiva a los niños a comer más sano con historias infantiles dramatizadas y acompañadas de la banda musical “Los Bro3”, donde cada músico alude a una verdura o fruta y un artista conocido (Brocolín Trujillo, Poroto Alquinta y Beto Raga).

El año 2017 se adjudicaron el proyecto, con apoyo de Elige Vivir Sano y la Confederación de Ferias Libres (ASOF), Las ferias libres como recurso de aprendizaje para una alimentación saludable”, que tuvo una duración de 6 meses de intervención en el Jardín Infantil JUNJI Las Amapolas de la comuna de Ñuñoa, en el cual se trabajó con 170 familias y niños para educar en una alimentación más saludable, mediante una metodología que integró la comunidad y varias dimensiones y entornos alimentarios, como feriantes, educadoras, docentes, técnicos auxiliares, manipuladoras de alimentos, apoderados, familias, niños y vecinos. Se reforzaron valores de bienestar y vida saludable y tradiciones, entre otros aspectos, pues, para quienes lideraron la iniciativa, los hábitos alimentarios dependen de una multiplicidad de factores que, generalmente, afectan al núcleo familiar con pocas posibilidades de cambio real y sustentable; sin embargo la instalación de valores de vida y bienestar saludable son esenciales para realizar un cambio la situación actual.

niños amapolas

Medición de logros

Según datos obtenidos de los informes de la supervisión técnico-nutricional, que realiza la JUNJI en todos sus jardines infantiles en forma periódica, se determinó que en el período de intervención del programa bajaron los índices de obesidad de los niños y niñas del Jardín Las Amapolas, de 16,8%- en abril de 2017- a un 10% en noviembre de 2017.  En tanto, el estado nutricional considerado normal se elevó, de 33,3% a 40%.

Algo de suma importancia y determinante en los resultados exitosos, producto de la metodología de trabajo aplicada y que marca un precedente interesante, comparado con otros programas de intervención.

Mediante un estudio muestral –realizado por la Fundación Brotes con las 170 familias y la comunidad educativa—, constataron que al finalizar la iniciativa un 75% de la comunidad se motivó con el programa e integró conceptos y valores de vida sana. También pudieron medir modificaciones en algunas prácticas cotidianas de las familias, como la frecuencia de preparación de alimentos en el hogar y en familia, pesquisando al inicio del programa, que sólo un 15% de las familias lo hacía, y al finalizar el proyecto esto aumentó a un 55%. Otro de los aspectos interesantes es que integraron a la feria libre, como un espacio comunitario de valor patrimonial y de la vida de barrio, para que éste fuera el sitio considerado por las familias como adecuado para aprender de frutas y verduras. En ese sentido, inclusive pudieron determinar que hubo un mayor porcentaje de familias del jardín que se motivaron a ir a la feria a comprar sus productos al término del proyecto, pasando de un 20% que acudía normalmente, a un 65%. Específicamente con los feriantes, impulsaron visitas guiadas a la feria Emilia Téllez (que se ubica junto al jardín), implementaron puestos de ferias libres a tamaño de los niños, realizaron cocinas en vivo, talleres, etc.


ESTADO NUTRICIONAL ABRIL 2017

ESTADO NUTRICIONAL NOVIEMBRE 2017 CIFRAS CAMBIOS PREPARACIONES DE ALIMENTOS

 

LUGAR DE COMPRA DE ALIMENTOS
ACTIVIDAD FERIA LIBRE EMILIA TELLEZ (6)

Parte de las intervenciones realizadas en la feria libre Emilia Téllez de la comuna de Ñuñoa.

La Consultora en Nutrición y Sistemas Alimentarios de FAO en Chile, Ornella Tiboni, destacó que Brotes “logra intervenir en un espacio social con múltiples actores dentro de la comunidad, generando un contexto saludable, donde padres, apoderados, educadores y niños pueden elegir opciones más saludables para poder alimentarse y, además, desarrollar hábitos de vida que sean sostenibles en el tiempo”.

La Directora de la Fundación Brotes, Luz Marina Trujillo, señaló que lo distintivo de esta iniciativa de muchas intervenciones que se han realizado para mejorar la alimentación en jardines y escuelas, es que lograron obtener evidencia científica. “Pudimos comprobar que sí se pueden instalar valores de vida saludable y que ellos se transforman en hábitos a sus familias para toda la vida; logramos que la gente volviera a cocinar junta; que los niños comprendieran que su cuerpo es único, que hay que cuidarlo, y que por lo tanto ellos pueden ser autónomos en sus decisiones de alimentación, pero sabiendo lo que es bueno y malo para ellos; logramos que la familia comiera menos embutidos, que vaya a la feria, que se comunique con sus vecinos y barrios”.

Soledad Covarrubias, Jefa Provincial de Educación en la zona oriente, resaltó que “la intervención se focalice en la educación prebásica, porque es “allí cuando los niños adquieren hábitos de todo tipo, de vida saludable, ejercicios, normas y comportamientos”, destacando que se les haya “enseñado de dónde provienen los alimentos y que los busquen en espacios como ferias libres, integrando a los mismos comerciantes de las ferias en el proceso”.

El programa “Sabor de Mi Barrio” continúa desarrollando intervenciones en la comuna de Ñuñoa y otras, a través de proyectos y solicitudes que les realicen en forma directa colegios, jardines infantiles, incluidas verdulerías y cafés de barrio, que quieran dar impulso a esta inédita iniciativa en educación alimentaria. Puede contactarlo en brotesfundacion@gmail.com, Twitter @fundacionbrotes e Instagram/fundacionbrotes  FanPage/FundacionBrotesChile.

Más información sobre el estudio lo puede solicitar a: brotesfundacion@gmail.com

SEMINARIO FAO BROTES (7)

Ruth Charrondiere ,Oficial Fao Nutricion.

SEMINARIO FAO BROTES (5)

SEMINARIO FAO BROTES (4)

Imprimir

Comentar articulo