Hijos de Feriantes de Casas Viejas fueron favorecidos con Programa RSE de Centro de Entretenciones

Una verdadera aventura vivieron, este jueves 30 de mayo, cerca de 60 niños de la comuna de Puente Alto.  Todos ellos, hijos de comerciantes de la Feria «Casas Viejas» de esta comuna, quienes fueron favorecidos por el programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de KidZania, un centro de entretenciones orientado a los niños. KidZania, que significa Tierra de niños”,  es un ciudad real, que combina entretención y educación en una misma experiencia, donde niños de 4 a 13 años pueden jugar, explorar y aprender sobre el mundo de las profesiones y oficios, en una ciudad a escala construida especialmente para ellos.  «Si para un adulto es atractivo, para un niño debe ser mágico», pensó la presidenta de la feria libre de Casas Viejas, Verónica Masias, quien postuló al beneficio a través de la página web www.kidzania.cl, acreditando  la condición de vulnerabilidad de los niños, que era un requisito.  Tras un mes de espera, recibió la noticia que fueron seleccionados.

“Nuestro día a día, en muchas ocasiones no da espacios para disfrutar con nuestros hijos o nietos. Y este paseo se ha convertido en un regalo para todos, tanto para los niños como para los adultos, porque nuestros pequeños están felices y conocieron este lugar que es muy entretenido y atractivo para cualquier niño, donde se sintieron muy bien acogidos” dijo la dirigenta.

El beneficio, al cual pudieron acceder estos 60 niños, responde a la gestión del Sindicato de la Feria Libre Casas Viejas de Puente Alto, que ha comprendido que sus organizaciones no sólo deben preocuparse de pedir ayudas, sino de gestionarlas, buscarlas y luego ganarlas por la vía de postulación de proyectos y la autogestión. Esta feria, además, ha impulsado otras acciones de emprendimiento y de aporte a la comunidad, en la línea de medioambiente, con un proyecto de lombricultura para reutilizar los desechos de su feria, iniciativas de alimentación saludable como el Festival del Choclo que se realiza todos los años en enero. «Ello da cuenta de una feria organizada y conciente del papel que ocupa al interior de sus comunas, barrios, localidades , inclusive consiguiendo beneficios para sus propios colegas», señala Verónica Macías.

La próxima actividad que se encuentran planificando es un viaje a la nieve para los hijos adolescentes de los feriantes.